martes, 11 de abril de 2017

Ya está en marcha una nueva edición del programa Envión





Participan 150 jóvenes en situación de vulnerabilidad social de los barrios Lubo, La Josefa y Villanueva. El programa tiene como objetivo la inclusión, la contención y el acompañamiento.


Ciento cincuenta jóvenes entre 12 y 21 años en situación de vulnerabilidad social de los barrios Lubo, La Josefa y Villanueva comenzaron a asistir a una nueva edición del programa de Responsabilidad Social Compartida Envión.

Este programa provincial, que depende del Ministerio de Desarrollo Social bonaerense y de la Secretaría de Desarrollo Social del Municipio, tiene como objetivo la inclusión, la contención, el acompañamiento y el diseño de estrategias que fortalezcan su estima, reparen y brinden igualdad de oportunidades.

“Envión” funciona en Campana hace cinco años, trabajando de manera comprometida desarrollando diversas actividades focalizadas en mejorar la inserción y/o re inserción al sistema educativo; y favorecer la inserción laboral por medio de capacitaciones.

Los encuentros se realizan en el Club Puerto Nuevo, donde trabaja interdisciplinarmente un equipo conformado por psicólogos, trabajadores sociales, psicopedagogos, relaciones laborales, talleristas y jóvenes tutores.

“Este tratamiento es muy importante ya que los jóvenes desarrollan el bienestar psicofísico y socio-cultural, impulsa la integración social, el sentido de pertenencia y la construcción de la propia identidad a través de la participación en actividades artísticas, expresivas y deportivas; y generar estrategias específicas que tiendan a promover los procesos de inclusión con jóvenes en conflicto con la Ley”, destacaron desde la Secretaría de Desarrollo social.

Y señalaron que como parte del programa la Dirección de Deportes brinda clases deportivas y recreativas de Kung Fu, Fútbol, Handball y Ajedrez.

A su vez, articulan con jóvenes que participan de los talleres de herrería, carpintería y reciclado de ropa, que brindan la oportunidad de desarrollar sus potenciales creativos, físicos y ofrecen la posibilidad de una salida laboral.

Durante las jornadas, los jóvenes también adquieren conocimientos sobre el cuidado de la salud, educación sexual y reproductiva, prevención de las enfermedades de transmisión sexual y adicciones.